Arroz meloso con atún

Siempre hemos creído que los platos más sencillos y sabrosos se pueden hacer con un arroz. Ya sea como Rissotto, como paella, guarnición o meloso, el arroz da un juego espectacular con las posibles sobras de otros platos, simplemente haciendo una base de sofrito clásica. Tomad nota de esta receta, pues en este caso sale del marmitako que hicimos el otro día.

Hacemos un sofrito simple, como hemos adelantado antes. En una sarten grande con 4 cucharadas de aceite de oliva, freimos ajo, puerro y cebolla. Pasados 6/7 minutos añadimos pimiento rojo asado y cayena, y lo dejamos a fuego medio durante 3 minutos más aproximadamente. Entoncés añadimos la pimienta blanca, pimienta negra, pimentón dulce y un poco de estragón y añadimos a continuación el arroz, mientras se sofrie a fuego medio desmigamos el atún (sino lo tenemos cocinado lo podemos marcar en una sartén previamente, y añadimos un poco de tomate frito y vino blanco).

Juntamos el atún con el resto de ingredientes y dejamos a fuego medio-fuerte, con una proporción de 2 a 1 con respecto al caldo de pescado. Corregimos de sal, y vamos removiendo para que no se nos pegue. Cuando veamos que se queda sin caldo ( a los 8/10 minutos aprox.) añadimos otro vaso más o los que sean necesario, pero esta vez a un fuego medio, y lo vigilamos con mimo.

Arroz meloso con atun

Arroz meloso con atun

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 300 gr de arroz bomba
  • 1 litro de caldo de pescado
  • 400 gr de atun
  • 1/2 puerro
  • pimienta negra
  • pimienta blanca
  • pimentón dulce (1 cucharada de cafe)
  • estragon
  • 1 cayena
  • aceite
  • sal

Notas:

  • Nosotros hemos utilizado el atún porque hicimos marmitako pero se puede hacer con pollo, verduras, carne…Da mucho juego
  • Recordar que el arroz debe quedar meloso, pero esto es por gustos.

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 6

Anuncios

Patatas a la importancia con almejas

Si lo que estáis buscando es quedar bien con unos invitados o comer con una sensación a tradición sin tener que rascaros el bolsillo, creedme cuando os diga que las patatas a la importancia es la receta indicada. Es una receta tipicamente de nuestras abuelas, en la que cada cual tiene su truco especial o su ingrediente secreto; aquí os contaremos la receta más simple y sabrosa de la que tenemos sapiencia.

No os confundáis con las patatas a lo pobre, que no sería la primera vez que pasa, estas patatas se guisan con mucho mimo y paciencia y se les puede añadir desde algún tipo de pescado consistente, jamón, baicon, guisantes…hasta otros ingredientes o ninguno…nosotros elegimos la almeja.

Lo primero que hay que hacer es cortar las patatas en láminas del grosor de media yema de dedo, para luego pasarlas por harina y huevo. A una temperatura media tirando a suave las freímos en unas 8 cucharadas de aceite. Sobre todo que no se peguen las patatas y que no se quede muy oscuro ese aceite, pues una vez marcadas, es decir dorado su rebozado, se retirarán en papel de cocina y se reservarán y es en ese mismo aceite doraremos los ajos laminados y añadiremos el puerro picado a fuego medio. Pasados 2 o 3 minutos añadiremos las almejas vivas y rociaremos con el jugo de medio limón además de espolvorear con un poco de pimienta negra, perejil picado y sal.

Al abrirse las almejas, añadiremos poco a poco la leche para que vaya espesándose y cocinándose lentamente, no queremos sustos digestivos. Una vez gane consistencia añadiremos las patatas y las repartiremos de tal forma que al cubrir de agua estén todas cubiertas de líquido. Corregimos de sal y dejamos cocinándose a un fuego algo más elevado durante 20 o 30 minutos teniendo en cuenta la cocción de la patata y de que tengan salsa suficiente para su cocción y posterior acompañamiento.

Patatas a la importancia con almejas

Patatas a la importancia con almejas

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 patatas grandes
  • 300 gr de almejas vivas
  • 1 puerro
  • 125 ml de leche
  • 4 ajos
  • 2 huevos
  • 50 gr de harina
  • 1/2 limón
  • pimienta negra
  • perejil
  • aceite
  • sal

Notas:

  • Cuidado con la leche en este plato, debemos de cocinarla bien y no añadirle alcohol bajo ningún concepto
  • Se puede añadir almendra tostada u otro fruto seco como piñones o nueces
  • Es un plato delicioso que como bien se ha adelantado tiene muchas variantes, según zonas y costumbres, pero podeis jugar con la imaginación

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 persona): 5

Caracolas de pasta con atún, chorizo y huevo duro

La pasta da tanto juego que nos permite combinar el denominado “mar y montaña“. En este caso elegimos las caracolas por aquello de dar uso de los diferentes formatos que tiene la pasta alimenticia. La receta es bien sencilla como viene siendo habitual en nuestro blog.

Cocemos las caracolas de pasta en agua con sal y aceite durante 10 minutos a fuego medio fuerte. Mientras tanto freímos el puerro bien picado en 4/6 cucharadas de aceite y dejamos cociendo un par de huevos. A los dos minutos añadimos al sofrito de puerro el atún en conserva (aceite) y rehogamos durante otros 2 minutos. Luego añadimos el chorizo dulce troceado en tacos. Pasados 5 minutos a temperatura media añadiremos tomate triturado. Removemos bien para que no se nos pegue y corregimos de sal y azucar. Sacamos los huevos, los pelamos y los cortamos en cuadrados. Mezclamos todos los ingredientes y una vez escurridas las caracolas lo juntamos todo en la cazuela a fuego suave durante un par de minutos. Añadimos queso parmesano y el orégano una vez emplantado.

Caracolas de pasta con atún, chorizo y huevo duro

Caracolas de pasta con atún, chorizo y huevo duro

Ingredientes para 4 persona:

  • 300 gr de caracolas de pasta
  • 1 puerro
  • 3 latas de atún en aceite de 80gr
  • 200 gr de chorizo dulce
  • 2 huevos duros
  • queso parmesano
  • sal y azúcar
  • orégano
  • aceite

Notas:

  • Si no sabéis cocer huevos consultar el enlace de como cocerlos, no es que tenga mucho misterio, pero por si acaso para que no se os agarre la cascara…
  • El chorizo y el atún aunque parezca lo contrario casan bastante bien, el pimentón le aportara cuerpo al plato
  • El queso se lo podéis añadir a voluntad

Dificultad: básica, básica

Precio aproximado (4 persona): 5€ 

Garbanzos con almejas

Las clásicas combinaciones entre mar y legumbres. La gran mayoría de las veces que he podido ver está combinación, ha sido la de alubias con almejas, lentejas con chipirones, garbanzos con cogollos de merluza…Pero está vez he querido hacer un homenaje a mi legumbre preferida: los garbanzos, con el que creo es de los mejores ingredientes para acompañar cualquier legumbre: las almejas.

Como os podeis imaginar, no tiene ningún misterio su realización. Se ponen a freir en la misma cazuela donde vallamos a guisar los garbanzos; puerro finamente picado, ajo y perejil en unas 4 cucharadas de aceite y una vez dorados añadiremos las almejas al mismo fuego y con la tapa puesta para que se genere vapor y puedan abrirse. Una vez abiertas añadimos la pimienta negra y vino blanco. Dejamos que se evapore el alcohol y añadimos los garbanzos y agua. Una vez esté hirviendo el guiso, añadimos una pastilla de caldo concentrado de pescado. Dejamos a fuego medio durante 30 minutos y será suficiente.

Garbanzos con almejas

Garbanzos con almejas

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 lata de garbanzos
  • 3 ajos
  • 1 puerro
  • 500gr de almejas
  • 1/2 litro de caldo o agua
  • perejil
  • 1 vaso de vino blanco
  • sal y pimienta negra

Notas:

  • Si deseais que tenga una consistencia mayor el caldo (más espeso) recomiendo coger unos cuantos garbanzos y machacarlos para mezclarlos con el resto de ingredientes en el mortero
  • Si disponeís de azafrán con un pellizquin le aportareís ese regusto especial…muy recomendable

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 6

 

 

Salchichas en salsa de tomate casera

No es ninguna receta nueva, el hacer unas salchichas excesivamente fácil, casi como freir un huevo, y eso no os lo vamos a contar. Lo que si que os vamos a contar con más profundidad es la salsa de tomate: 100% casera. Esto si que es para apuntar y conservar en la memoria.

Como lo de freir unas salchichas no tiene ningún misterio (salvo pincharlas para que saquen la grasa y se frían con su propio jugo…) pasaremos al meollo de la receta: la salsa de tomate casera. 

Cortamos los tomates en cuadraditos pequeños, lo más posible, (no es necesario retirar la piel) y los freímos en 4 cucharadas de aceite, añadimos también el puerro, la cebolla y el ajo picados. Estamos pendientes, con un fuego medio, de removerlo y que no se nos pegue. Así durante unos 15/20 minutos. Si vemos que se nos queda sin líquido podemos añadir un poco de agua. Si para cuando este ya listo el sofrito lo vemos demasiado líquido para nuestro gusto, podemos añadr pan rallado a la mezcla. Añadimos una pizaca de sal, azúcar y perejil picado y dejamos 5 minutos más. Retiramos y batimos con la batidora hasta el punto deseado, recalentamos un poco, lo que ya podemos llamar salsa y metemos las salchichas en el recipiente donde tengamos la salsa de tomate. Recalentamos durante 5 minutos más y servimos.

Salchichas con salsa de tomate casera

Salchichas con salsa de tomate casera

 

Ingredientes para 4 personas:

  • 1,5 kg de salchichas de carnicería de ternera y cerdo
  • 3 tomates maduros
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • azucar
  • aceite, sal y perejil

Notas:

  • Es una receta para aprovechar esos tomates maduros
  • La salsa no es solo de tomate como podeís comprobar pero predomina este, por eso se llama así
  • El azucar corregirá el ácido del tomate si lo tuviera
  • La cebolla y el puerro le aportarán dulzor y suavidad a la salsa, el ajo el aroma y el cuerpo
  • Lo dicho, agua y pan rallado son opcionales, atentos a la espesura deseada de la salsa en cualquier caso, y a la corrección de sal empleada

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 6€