Manitas de cerdo

Una receta que hay que tener muy en cuenta para los meses de invierno. Es muy sencilla, pero es muy lenta, ya que nos tenemos que asegurar muy bien que las manitas están bien cocinadas. Es obvio suponer que es de las partes del cerdo que más suciedad y gérmenes tiene, así que lo primero es dejar que se cocine en agua durante al menos 1 hora y media, nosotros lo hemos dejado 2 horas por si acaso.  Dejamos las manitas a fuego fuerte con un buen puñado de sal, laurel y pimienta negra.

Transcurrida la primera hora de cocción añadimos el vaso de brandy. Siempre con la olla destapada y asegurándonos que las manitas están cubiertas por agua constantemente. Aconsejamos retirar con una espumadera los restos de la cocción que se quedan en la superficie. Mientras tanto hacemos un majado de ajo, pan duro, perejil y almendra tostada, al cual añadiremos un poco de aceite para que ligue. Una vez bien molido todo, reservamos.

Además del majado de almendras, preparamos la cebolla a fuego medio en 4 cucharadas de aceite, y cuando se nos quede transparente añadimos una cucharada de pimentón dulce y unas láminas de chorizo picante. Retiramos pasado un minuto sin parar de remover. A la hora y media añadimos el majado y la cebolla a las manitas, a las cuales dejaremos cocinarse otra media hora a fuego fuerte sin rellenar ya el agua, ahora pretendemos espesar el caldo y convertirlo en salsa por reducción. Si observáis que necesita menguar más el caldo lo dejáis guisarse el tiempo que consideréis necesario.

Manitas de cerdo

Manitas de cerdo

Ingredientes para 4 personas:

  • 4/6 manitas de cerdo grandes
  • 5 ajos
  • 1 cebolla
  • 150 gr de almendras
  • 3 hojas de laurel
  • 2 litro de agua aprox.
  • 1 vasito de brandy o cognac
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce
  • 50 gr de láminas de chorizo picante
  • 2 hojas de laurel
  • perejil
  • pimienta negra
  • pan
  • aceite de oliva
  • sal

Notas:

  • El pan es para ayudar a que la salsa espese a la hora de añadir el majado
  • Es un plato muy contundente, se puede considerar único
  • Recomendable acompañar con alguna ensalada
  • Es muy importante la limpieza de las manitas, pese a que vienen limpias, la cocción es muy importante

Dificultad: media

Precio aproximado (4 personas): 9

Anuncios

Bacalao a las natas (Bacalhau ás natas)

Después de una visita a nuestro país vecino y de sucumbir por fin a sus encantos culinarios, repletos de cilantro, nos hemos atrevido a hacer uno de sus platos más típicos, sencillos y a su vez exquisitos: el clásico bacalao a las natas (bacalhau ás natas). Una receta que nos recuerda a la típica masa de croquetas de bacalao con gambas española, pero que tiene sus peculiaridades.

Antes de comenzar la receta queríamos dar un consejo de la cocina portuguesa. Es abundante y repleta de variedades según las zonas del país, pero con nexos muy comunes. Uno de ellos es el ya consabido bacalao, que se come de mil formas: asado, a las natas, encebollado, con puré de patatas...Pero sobre todo dejaros seducir por el encanto de la sorpresa y pedir platos típicos como el cerdo a la alentejana, y sobre todo degustar el sin fin de variedades de pescados de roca y mariscos típicos de cada región.

Ya os iremos hablando de nuestro gran pequeño desconocido en otros posts, pues hay mucho que decir de su gastronomía. Mientras tanto deleitaros con esta fácil receta:

Lo primero es cortar la cebolla finamente y ponerla a pochar en 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio durante 15 minutos, simplemente hasta que se quede cocinada y transparente; mientras tanto cogemos las patatas y la cuarteamos en trocitos de 2×2 centímetros (me refiero a esto, en hacerlo los más pequeños posibles) y añadidlas junto con la cebolla cuando los tengáis cortadas y salpimentadas. Mientras se van cocinando la cebolla y la patata, vamos desmigando el bacalao previamente desalado, el cual podemos adquirir en cualquier supermercado de esta forma.

Cuando veamos que la patata ya empieza ponerse blanda añadimos el bacalao desmigado con un poco de perejil picado y nuez moscada. Removemos bien a fuego medio y si es necesario añadimos un poco más de aceite; pro supuesto comprobamos la sal. Pasados 3 minutos aproximadamente añadimos un vaso de leche y dejamos cocer a la misma temperatura durante 10 minutos, si deseais echarle nata (es parte de la receta original) hacedlo entonces, si por el contrario queréis cuidar la linea omitid la nata. 

Una vez transcurrido este tiempo, batiremos la mezcla (sin pasarnos y dejarlo licuado), simplemente para homogeneizar la patata y el resto de ingredientes y desmigar aun más el bacalao. Si veis que os queda muy líquida añadid un poco de pan rallado y mezclar enérgicamente hasta conseguir la textura que deseáis.

Una vez conseguida la pasta, colocamos en un recipiente de barro y espolvoreamos un poco de queso en polvo y otro poco de pan rallado para dorarlo con el grill del horno a mitad de temperatura hasta que se dore la parte superior y conseguir una fina corteza. Añadimos unas olivas negras para decorar el plato y un poco de cilantro si disponéis.

Bacalao a las natas

Bacalao a las natas

Ingredientes para 4 personas:

  • 300 gr de bacalao desalado y desmigado
  • 1 cebolla
  • 2 patatas
  • 30 cl de leche
  • 10 cl de nata
  • pan rallado
  • nuez moscada
  • aceitunas negras
  • cilantro
  • perejil
  • queso rallado
  • pimienta blanca
  • aceite de oliva
  • sal

Notas:

  • Una auténtica especialidad portuguesa, fácil y económica
  • Cuidado con el cilantro y la nuez moscada pues aportan un sabor particular, omitidlo la gente que no os gusta en demasía las especias
  • La cantidad de queso rallado es para dorar no queremos que se coma el sabor del plato
  • La calidad del aceite en este plato es fundamental

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 persona): 5

Espaguetis con tomates secos y piñones

La cocina italiana sirve de inspiración a muchas personas que se inician en la cocina. Más si cabe si no tienen tiempo, pues su elaboración es sencillísima y se obtienen unos resultados magníficos si invertimos 1o minutos más que si le echamos el tomate frito por encima a los espaguetis. En esta ocasión os recomendamos un plato muy típico entre los romanos: Espaguetti al pomodoro secchi o en español pasta con tomates secos y piñones.

Su elaboración se limita esencialmente a la cocción de los espaguetis en agua con sal y con los tomates secos que previamente habremos dejado en remojo entre 2-8 horas (como si fueran unas ñoras). Nosotros hemos utilizado unos semi-elaborados conservados en aceite de romero, pero tenéis más opciones en el mercado más económicas. Mientras se cuece la pasta a fuego vivo, tostaremos los piñones con el ajo en polvo, la albahaca y la pimienta negra, todo ello pasado previamente por el mortero (solo para romper un poco los piñones no para triturarlos).

Una vez tostados, pasados 5 minutos a fuego alto procurando que no se queme el majado, añadimos 4 cucharadas de aceite y pasamos el jamón cocido por la sartén. Cuando este tostado retiramos.

Escurrimos los espaguetis con el tomate y rehogamos con el majado de piñones y el jamón cocido con el aceite que hemos usado para freirlo en la olla misma de su cocción. Así no manchamos tanto…;)

Para rematar el plato le damos el toque especial con un par de huevos de codorniz por ración y aderezamos con queso parmesano rallado por encima.

Espaguetis con tomates secos y piñones

Espaguetis con tomates secos y piñones

Ingredientes para 4 personas:

  • 400 gr de espaguetis
  • 8 huevos de codorniz
  • 100 gr de piñones
  • 200 gr de jamón york
  • 4 tomates secos
  • 100 gr de queso parmesano
  • pimienta negra
  • albahaca
  • ajo en polvo
  • aceite

Notas:

  • Los huevos de codorniz son para decorar así que son totalmente a gusto del comensal
  • El jamón de york le dará ese toque proteico indispensable en mi opinión
  • Usad un buen aceite de oliva que le de cuerpo al plato
  • El tomate seco se puede emplear para ensaladas también. Usadlo queda genial en este plato y en otros que se os ocurran.

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 9€ 

 

Salmorejo con huevo y jamón

He de reconocer que este plato no esta hecho en los fogones de Cocina fácil y barato, pero nos pareció una oportunidad que no podíamos dejar escapar, además de tener la aprobación de los autores claro está. El gazpacho es un plato típico andaluz, pero es que ya el salmorejo es Cordobés. Su variante principal, o eso nos han explicado pues lo desconocíamos radica en realizar un majado previo de pan con ajo, lo que le dá esa consistencia propia de un plato de cuchara, pese a ser para algunos una ensalada batida.

Explicaremos como se supone lo hicieron nuestros anfitriones. Además de preparar el mencionado majado, se tritura el tomate con aceite y vinagre de la tierra, se arregla de sal y se tritura junto al majado. Se le añade además una pizca de pimienta. Para rematar se añade huevo duro troceado y jamón serrano. Un plato de 10 para empezar cualquier comida o cena.

Salmorejo con huevo duro y jamón

Salmorejo con huevo duro y jamón

Ingredientes para 4 personas:

  • 6 tomates maduros
  • vinagre de la tierra
  • 3 huevos
  • 250 gr de jamón
  • pan del día anterior
  • 2 ajos
  • aceite
  • sal

Notas:

  • Los ingredientes son aleatorios, pues hay muchas combinaciones
  • Ponemos el pan del día anterior, porque seguramente las recetas originarias lo incluyeran para una forma de ahorro como otros tantos manajares, así que ahorrad amigos!
  • Lo del huevo y el jamón es algo que le aporta esa vida para masticar
  • Hay que decir también, que no sabemos como lo hicieron, pero somo siempre decimos este es un blog que invita a improvisa; por ejemplo pimienta no llevaba…jejeje

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 persona): 4

Pastel de carne

Este plato es muy mítico en las cocinas estadounidenses traído de la gastronomía germana. Su fundamento básico como muchos de los platos hoy considerados tradicionales, como son los arroces, la croqueta o las migas; es sin ir más lejos el re-aprovechamiento de los alimentos, algo que defenderemos a capa y espada en Cocina fácil y barato.

Su elaboración como os podéis imaginar es sencillisima. Lo primero es disponer de un recipiente para horno y pre-calentar el horno a 180º mientras realicemos los pasos que os indicamos a continuación. Se prepara un puré de patatas con leche, mantequilla y sal. Cociendo los pedazos de patata en una olla con estos ingredientes durante al menos 15 minutos a fuego vivo. Mientras se esté cociendo la patata, se va friendo la carne picada con un poco de ajo molido, pimienta negra y sal. 

Antes de retirar el puré y pasarlo por la batidora, cubrimos el fondo de la fuente con una capa de tomate triturado, para aportarle suavidad y color al plato. Despúes cubrimos ya con el puré de patatas y por encima con la carne picada. Luego añadimos el queso tierno en tiras, la cebolla en juliana y un poco de nata. Introducimos al horno durante 15 minutos a 180º. Lo retiramos y añadimos los huevos batidos por encima del pastel para que quede dorado y jugoso y añadiremos queso parmesano rallado por encima; luego introducimos en el horno otros 10 minutos esta vez al grill medio, para acto seguido servir acompañado de un poco de lechuga con aceite y vinagre balsámico.

Pastel de carne

Pastel de carne

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de carne picada de ternera
  • 250 ml de leche
  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla
  • 250 gr de tomate triturado
  • 150 gr de queso tierno
  • 50 gr de queso parmesano
  • 30 ml de nata liquida para cocinar
  • 300 gr de lechuga
  • 2 huevos
  • 30 gr de mantequilla
  • estragón
  • ajo molido
  • aceite de oliva
  • vinagre balsámico
  • sal y pimienta negra

Notas:

  • Es un plato muy consistente, por su carga calórica y su valor enérgetico, merece una siesta.
  • Seguramente encontréis recetas parecidas, y oras que no se parezcan en nada; recordad: imaginación al poder, este plato no es de manual.

Dificultad: media

Precio aproximado (4 personas): 7