Bacalao a las natas (Bacalhau ás natas)

Después de una visita a nuestro país vecino y de sucumbir por fin a sus encantos culinarios, repletos de cilantro, nos hemos atrevido a hacer uno de sus platos más típicos, sencillos y a su vez exquisitos: el clásico bacalao a las natas (bacalhau ás natas). Una receta que nos recuerda a la típica masa de croquetas de bacalao con gambas española, pero que tiene sus peculiaridades.

Antes de comenzar la receta queríamos dar un consejo de la cocina portuguesa. Es abundante y repleta de variedades según las zonas del país, pero con nexos muy comunes. Uno de ellos es el ya consabido bacalao, que se come de mil formas: asado, a las natas, encebollado, con puré de patatas...Pero sobre todo dejaros seducir por el encanto de la sorpresa y pedir platos típicos como el cerdo a la alentejana, y sobre todo degustar el sin fin de variedades de pescados de roca y mariscos típicos de cada región.

Ya os iremos hablando de nuestro gran pequeño desconocido en otros posts, pues hay mucho que decir de su gastronomía. Mientras tanto deleitaros con esta fácil receta:

Lo primero es cortar la cebolla finamente y ponerla a pochar en 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio durante 15 minutos, simplemente hasta que se quede cocinada y transparente; mientras tanto cogemos las patatas y la cuarteamos en trocitos de 2×2 centímetros (me refiero a esto, en hacerlo los más pequeños posibles) y añadidlas junto con la cebolla cuando los tengáis cortadas y salpimentadas. Mientras se van cocinando la cebolla y la patata, vamos desmigando el bacalao previamente desalado, el cual podemos adquirir en cualquier supermercado de esta forma.

Cuando veamos que la patata ya empieza ponerse blanda añadimos el bacalao desmigado con un poco de perejil picado y nuez moscada. Removemos bien a fuego medio y si es necesario añadimos un poco más de aceite; pro supuesto comprobamos la sal. Pasados 3 minutos aproximadamente añadimos un vaso de leche y dejamos cocer a la misma temperatura durante 10 minutos, si deseais echarle nata (es parte de la receta original) hacedlo entonces, si por el contrario queréis cuidar la linea omitid la nata. 

Una vez transcurrido este tiempo, batiremos la mezcla (sin pasarnos y dejarlo licuado), simplemente para homogeneizar la patata y el resto de ingredientes y desmigar aun más el bacalao. Si veis que os queda muy líquida añadid un poco de pan rallado y mezclar enérgicamente hasta conseguir la textura que deseáis.

Una vez conseguida la pasta, colocamos en un recipiente de barro y espolvoreamos un poco de queso en polvo y otro poco de pan rallado para dorarlo con el grill del horno a mitad de temperatura hasta que se dore la parte superior y conseguir una fina corteza. Añadimos unas olivas negras para decorar el plato y un poco de cilantro si disponéis.

Bacalao a las natas

Bacalao a las natas

Ingredientes para 4 personas:

  • 300 gr de bacalao desalado y desmigado
  • 1 cebolla
  • 2 patatas
  • 30 cl de leche
  • 10 cl de nata
  • pan rallado
  • nuez moscada
  • aceitunas negras
  • cilantro
  • perejil
  • queso rallado
  • pimienta blanca
  • aceite de oliva
  • sal

Notas:

  • Una auténtica especialidad portuguesa, fácil y económica
  • Cuidado con el cilantro y la nuez moscada pues aportan un sabor particular, omitidlo la gente que no os gusta en demasía las especias
  • La cantidad de queso rallado es para dorar no queremos que se coma el sabor del plato
  • La calidad del aceite en este plato es fundamental

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 persona): 5

Anuncios

Salchichas en salsa de tomate casera

No es ninguna receta nueva, el hacer unas salchichas excesivamente fácil, casi como freir un huevo, y eso no os lo vamos a contar. Lo que si que os vamos a contar con más profundidad es la salsa de tomate: 100% casera. Esto si que es para apuntar y conservar en la memoria.

Como lo de freir unas salchichas no tiene ningún misterio (salvo pincharlas para que saquen la grasa y se frían con su propio jugo…) pasaremos al meollo de la receta: la salsa de tomate casera. 

Cortamos los tomates en cuadraditos pequeños, lo más posible, (no es necesario retirar la piel) y los freímos en 4 cucharadas de aceite, añadimos también el puerro, la cebolla y el ajo picados. Estamos pendientes, con un fuego medio, de removerlo y que no se nos pegue. Así durante unos 15/20 minutos. Si vemos que se nos queda sin líquido podemos añadir un poco de agua. Si para cuando este ya listo el sofrito lo vemos demasiado líquido para nuestro gusto, podemos añadr pan rallado a la mezcla. Añadimos una pizaca de sal, azúcar y perejil picado y dejamos 5 minutos más. Retiramos y batimos con la batidora hasta el punto deseado, recalentamos un poco, lo que ya podemos llamar salsa y metemos las salchichas en el recipiente donde tengamos la salsa de tomate. Recalentamos durante 5 minutos más y servimos.

Salchichas con salsa de tomate casera

Salchichas con salsa de tomate casera

 

Ingredientes para 4 personas:

  • 1,5 kg de salchichas de carnicería de ternera y cerdo
  • 3 tomates maduros
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • azucar
  • aceite, sal y perejil

Notas:

  • Es una receta para aprovechar esos tomates maduros
  • La salsa no es solo de tomate como podeís comprobar pero predomina este, por eso se llama así
  • El azucar corregirá el ácido del tomate si lo tuviera
  • La cebolla y el puerro le aportarán dulzor y suavidad a la salsa, el ajo el aroma y el cuerpo
  • Lo dicho, agua y pan rallado son opcionales, atentos a la espesura deseada de la salsa en cualquier caso, y a la corrección de sal empleada

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 6€

Albóndigas con verduras al brandy

No nos cansaremos de comer albóndigas. Sobre todo si tienen nuestro toque personal, en este caso es el brandy. Ya pudisteis comprobar nuestra receta de albóndigas con champiñones, y si la habéis hecho seguro que rebañasteis el plato. Pues bien en esta ocasión también hay champiñones pero no es el ingrediente estrella.

Hacemos la masa para las albóndigas con carne picada de ternera, queso rallado, pan rallado, huevo, pimienta blanca, ajo en polvo y aceite de oliva, para luego proceder a hacer esas brillantes pelotitas del tamaño de nuestro puño, se sofríen en una cazuela directamente y se reservan. En una sartén ponemos las verduras debidamente cortadas (no muy grandes): cebolla, puerro, pimiento verde, pimiento rojo y champiñones; se dejan pochándose, y cuando ya estén en su punto se añade un poco de leche, y una copita de brandy. Una vez reduzca el alcohol, se añade caldo de carne o de pollo y se deja a fuego medio-alto durante 10 minutos. Después se incorporan las albóndigas y se procura que queden cubiertas con la salsa para que se cocinen a fuego lento durante otros 15 minutos.

Albóndigas con verduras al brandy

Albóndigas con verduras al brandy

Ingredientes para 4 personas:

  • 800 gr de carne picada de ternera
  • 1 puerro
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 300 gr de champiñones
  • 50 gr de pan rallado
  • 50 gr de queso rallado
  • 1 huevo
  • 1 copita de brandy (20cl)
  • 1/4 de vaso de leche
  • caldo de carne o pollo (300cl)
  • sal y pimienta

Notas:

  • Podéis omitir los champiñones en la receta
  • La leche le da un toque meloso, pero le podeís añadir nata si quereís hacer notar más esa suavidad
  • Si no teneís brandy, se puede utilizar cognac o cualquier licor fuerte, como vino viejo o incluso moscatel
  • Cerrad bien las albóndigas, utilizando el huevo y el pan rallado, ya que el queso hará que esto pueda pasar

Dificultad: media

Precio aproximado (4 persona): 8€ 

Tortita hueca al vino blanco

Otra receta de las que te vienen a la cabeza para reaprovechar condimentos. Esta vez los utilizados en la mortadela de queso rebozada, queda más o menos claro que estos ingredientes son: el pan rallado y el huevo.
Así pues, mezclamos ambos, y se irá haciendo una pasta más o menos consistente dependiendo de las proporciones de pan o huevo que nos haya tocado (no es una receta exacta), si nos queda muy espesa añadiremos líquidos: en este caso un chorrito pequeño de vino blanco para darle aroma y medio vaso de leche (es importante de decir que no son buenos amigos estos dos últimos, así que procurad echar muy poca cantidad de vino o simplemente no echéis si sois de estómagos delicados). Si nos queda líquida a pasta añadimos más pan rallado. Una vez hecho esto se le pueden incorporar ingredientes como jamón de york, baicon, aceitunas… en este caso fueron ajo y perejil.

Por último se pasa por la sartén la masa como si fuese una tortilla, poco aceite y sartén muy caliente, y se deja durante 3/4 minutos por cada lado.

Tortita de huevo y pan rallado

Tortita de huevo y pan rallado

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 huevo
  • pan rallado
  • 1 diente de ajo
  • perejil
  • sal y pimienta
  • chorrito de vino blanco
  • 75ml de leche
  • tabasco
  • salsa de tomate

Notas:

  • Para acompañarlo es preferible añadir una salsa de vuestro gusto
  • Es como unas tortitas pero saladas, así que contad que llena

Dificultad: básica, básica

Precio aproximado (2 persona): 1€ 

Mortadela con queso rebozada

Una de estas recetas que te vienen a al cabeza porque sí, por innovar, por descubrir combinaciones: Mortadela rellena de queso. A más de uno se le habrá quedado cara de poker, pero todo en esta vida relacionado con la cocina, es para probar antes de juzgar. Cogemos una loncha de mortadela y colocamos queso rallado o queso tranchete en su interior, y añadimos a su vez la salsa de mojo picón; luego ponemos la otra loncha encima y pasamos por huevo, asegurándonos que los bordes quedan bien impregnados. Luego pasamos el “sanjacobo” de mortadela por abundante pan rallado y freímos durante 5 min a fuego medio-fuerte.

Mortadela con queso

Mortadela con queso

 

Ingredientes para 2 personas:

  • 8 lonchas de mortadela
  • 4 tranchetes de queso o un relleno de queso rallado a elección
  • pan rallado
  • 1 huevo
  • salsa de mojo picón

Notas:

  • Si disponéis de palillos por casa es preferible que enrosquéis el combinado y lo ensartéis con ellos pues es bastante inestable a la hora de freir
  • También es preferible usar tranchetes de queso, en este caso no se ha utilizado pues había que cocinar ya el queso rallado

Dificultad: básica

Precio aproximado (2 persona): 2€