Manitas de cerdo

Una receta que hay que tener muy en cuenta para los meses de invierno. Es muy sencilla, pero es muy lenta, ya que nos tenemos que asegurar muy bien que las manitas están bien cocinadas. Es obvio suponer que es de las partes del cerdo que más suciedad y gérmenes tiene, así que lo primero es dejar que se cocine en agua durante al menos 1 hora y media, nosotros lo hemos dejado 2 horas por si acaso.  Dejamos las manitas a fuego fuerte con un buen puñado de sal, laurel y pimienta negra.

Transcurrida la primera hora de cocción añadimos el vaso de brandy. Siempre con la olla destapada y asegurándonos que las manitas están cubiertas por agua constantemente. Aconsejamos retirar con una espumadera los restos de la cocción que se quedan en la superficie. Mientras tanto hacemos un majado de ajo, pan duro, perejil y almendra tostada, al cual añadiremos un poco de aceite para que ligue. Una vez bien molido todo, reservamos.

Además del majado de almendras, preparamos la cebolla a fuego medio en 4 cucharadas de aceite, y cuando se nos quede transparente añadimos una cucharada de pimentón dulce y unas láminas de chorizo picante. Retiramos pasado un minuto sin parar de remover. A la hora y media añadimos el majado y la cebolla a las manitas, a las cuales dejaremos cocinarse otra media hora a fuego fuerte sin rellenar ya el agua, ahora pretendemos espesar el caldo y convertirlo en salsa por reducción. Si observáis que necesita menguar más el caldo lo dejáis guisarse el tiempo que consideréis necesario.

Manitas de cerdo

Manitas de cerdo

Ingredientes para 4 personas:

  • 4/6 manitas de cerdo grandes
  • 5 ajos
  • 1 cebolla
  • 150 gr de almendras
  • 3 hojas de laurel
  • 2 litro de agua aprox.
  • 1 vasito de brandy o cognac
  • 1 cucharada sopera de pimentón dulce
  • 50 gr de láminas de chorizo picante
  • 2 hojas de laurel
  • perejil
  • pimienta negra
  • pan
  • aceite de oliva
  • sal

Notas:

  • El pan es para ayudar a que la salsa espese a la hora de añadir el majado
  • Es un plato muy contundente, se puede considerar único
  • Recomendable acompañar con alguna ensalada
  • Es muy importante la limpieza de las manitas, pese a que vienen limpias, la cocción es muy importante

Dificultad: media

Precio aproximado (4 personas): 9

Anuncios

Alubias con rape

Una receta para templar el estómago. En principio se hace con garbanzos, pero dado que no había en la despensa nos ha dado por improvisar y ha quedado una receta digna de introducirse en un recetario doméstico fácil y económico. Las alubias con rape no tienen ningún misterio. El rape puede ser fresco o congelado, es indiferente, siempre apostamos por la frescura del pescado, pero el rape tiene mucho sabor.

Lo primero que vamos a hacer es un sofrito en la olla de ajo, cebolla y pimiento verde, cuando pasados 10 minutos a fuego medio se hayan cocinado los ingredientes, añadimos una cucharadita de pimentón dulce, el laurel y la copita de brandy. Subimos el fuego y dejamos que se evapore el alcohol, para acto seguido añadir las alubias que rehogaremos durante un par de minutos más.

A continuación volvemos a dejar el fuego a un nivel medio y añadimos las colas de rape y cubrimos de agua. Corregimos de sal y dejamos cocer unos 20 minutos.

Alubias con rape

Alubias con rape

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 lata de alubias blancas
  • 4 colas de rape (600gr)
  • 2 ajos
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1/2 litro de caldo o agua
  • 1 vasito de brandy o cognac
  • pimenton dulce
  • 2 hojas de laurel
  • aceite de oliva
  • sal

Notas:

  • Si deseáis que tenga una consistencia mayor el caldo (más espeso) se puede añadir una cucharadita de harina cuando incorporemos el pimentón
  • Es un plato suave, pero consistente, no os engañéis

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 6

Calamares en salsa americana

Hacía tiempo que no tocábamos el calamar. Así que venimos con un clásico: calamares en salsa americana. Tiene variantes esta receta, pero es bastante común el proceso que os vamos a describir a continuación. Tomad nota, porque ni se parecen a los que compramos de lata, que a saber lo que les echan para que nos engorde tanto.

Limpiamos los calamares, que en este caso son enteros, los podéis comprar en anillas o troceados para ahorrar tiempo también. En una cazuela poco profunda se fríen la cebolla y el ajo, en unas 12 cucharadas de aceite. Cuando estén dorados se le añade una cucharadita de harina y cuando este mezclado se añade vino blanco y brandy. Se deja que se evapore el alcohol y se añade el tomate triturado. Se deja cocer 10 minutos a fuego suave, y se incorpora el caldo de pescado. Corregimos de sal

Pasados otros 10 minutos a fuego medio se incorpora el calamar y se sube el fuego un poco, dejándolo tapado durante 20 minutos. Se destapa y se incorpora la cayena y un poco de pimienta negra, para dejarlo otros 20 minutos a fuego medio. Mientras tanto en otro cazo, como guarnición, se cuece arroz con limón, sal y laurel. En 15 minutos debería estar hecho, dependiendo de la cantidad, recordad que hay que cocerlo no conseguir que se quede sin agua. Se escurre el agua sobrante y se reserva escurriéndose lo más posible. Se sirve en un plato hondo al gusto.

IMG-20140210-WA0013

Ingredientes para 4 personas:

  • 1200 gr de calamares o 2 calamares medianos enteros
  • 250 ml de tomate triturado
  • 1/2 litro de caldo de pescado
  • 3 ajos
  • 2 cebollas o una grande (500 gr)
  • 200 ml de vino blanco
  • 100 ml de brandy
  • 200 gr de arroz semilargo
  • pimienta negra
  • cayena
  • 1 cucharada de café, de harina
  • laurel
  • 1/2 limón
  • aceite
  • sal

Notas:

  • El calamar necesita cocinarse para potenciar el sabor del plato, no es como hacerlo en paella, que basta con un poco de cocción.
  • Dependiendo de la calidad del calamar o si es pota o sepia, deberíamos controlar más el tiempo de cocción, pues es más duro.
  • El arroz va como guarnición, pero en esta receta, vendrá muy bien porque la salsa es abundante, así nos olvidamos de comer pan en exceso.
  • El picante va del gusto de cada uno, pero podéis obviarlo en la receta.

Dificultad: media

Precio aproximado (4 persona): 9€

Arroz de pollo de corral con alcachofas

Muchos de los lectores más asiduos podrán creer que esta receta se parece mucha al arroz de pollo con verduras, y no les falta razón, parecerse se parecen. Pero en todo caso habremos pasado por alto dos detalles importantes: el pollo es de corral (piel amarilla, criado con maíz) y la alcachofa y su sabor especial.

En primer lugar freímos las piezas de pollo de corral en unas 8 cucharadas de aceite (en esta fase de la preparación es preferible abundante aceite para freirlo bien el pollo, luego ya se retirará si vemos que es demasiado) pasados unos 15 miuntos a fuego fuerte, cuidando de que no se nos queme, sofreímos la cebolla y la zanahoria en ese mismo aceite, pero a fuego medio. Añadimos las alcachofas cortadas y lavadas también.

Cuando esté dorada la cebolla (no os preocupéis por lo demás ya que se cocerá más adelante si aun le falta un poco) añadimos taquitos de jamón serrano, longaniza, tomate frito y media copa de brandy. A su vez incorporamos el pollo a esa temperatura media. Cuando observemos que se haya evaporado el alcohol, es decir, cuando no emane olor al mismo, incorporamos también un vaso de caldo de pollo y dejamos cocer 10 minutos. Corregimos de sal.

Agregamos el arroz (semilargo o bomba como se prefiera) y añadimos 3 vasos de caldo o agua. Dejamos a temperatura media durante unos 25/30 minutos. Espolvoreamos cebollino picado y dejamos reposar 5 minutos antes de servir tapado con un paño para que se recuezca el arroz.

Arroz de pollo de corral con alcachofas

Arroz de pollo de corral con alcachofas

Ingredientes para 4 personas (esto es lo que tenía yo por el frigorífico, insisto en que es una receta improvisada):

  • 1 cebolla
  • 400 gr de arroz semilargo
  • 1 zanahoria
  • 600 gr. de piezas de pollo de corral
  • 4 alcachofas
  • 1 litro de caldo preparado de pollo / 1 litro de agua y corrigiendo la sal
  • 100 gr de tacos de jamón serrano
  • 100 gr de longaniza
  • 100 gr de tomate frito
  • 50 ml de brandy
  • sal y cebollino

Notas:

  • Es importante que juguéis con los ingredientes y confiar que os va a salir bueno el plato.
  • El arroz es el ingrediente principal así que aseguraos que es de calidad
  • La base del sofrito de verdura es cebolla y zanahoria, lo demás corre a cuenta de vuestros frigoríficos o despensas.
  • Si teneís azafrán os quedará apoteósico

Dificultad: media

Precio aproximado (4 personas): 10€

Alitas de pollo con salsa de puerros agridulce

Como nos gustan las alitas de pollo, ¿a que sí? Nutritivas, deliciosas y baratas. Pero a veces nos cansamos de cocinarlas de la misma manera, fritas y con un sencillo majado de ajo y perejil.  Pues bien, aquí ofrecemos alternativas fáciles y baratas, como en su día fueron las alitas tex mex. Hoy en cambio va a ser una receta más asiática, pero por supuesto con nuestro toque ibérico, con las alitas de pollo con salsa de puerros agridulce.

Freímos las alitaspreviamente salpimentadas, en aceite hasta que se pongan doradas (unos 10 minutos a fuego medio-fuerte cuidando que no se quemen). Retiramos y secamos excesos de grasas, y en el mismo aceite sofreímos el puerro troceado (bien limpio para que no nos encontremos desagradable arenilla), cuando este casi hecho añadimos el zumo de limón y el brandy. Luego añadimos el azúcar al gusto (cuidado no os queméis que arde!) y cuando veamos que se ha caramelizado añadimos la salsa de soja. Removemos bien durante 5 minutos a fuego medio y trituramos la salsa. Recalentamos durante otros 5 minutos a fuego medio las alas con la salsa licuada a la que podemos añadir agua o caldo de pollo al gusto. Espolvoreamos un poco de romero por encima.

Alitas de pollo con salsa de puerros agridulce

Alitas de pollo con salsa de puerros agridulce

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/2 kg de alitas de pollo de tamaño medio/grande (2 por comensal)
  • 4 gotas de salsa de soja
  • 1 puerro
  • 30 ml de brandy
  • 25 cl de aceite de oliva
  • 1 limón
  • 6 cucharadas de azúcar
  • sal y pimienta blanca

Notas:

  • El azúcar es peligroso, si os quedáis cortos el plato no habrá dios quien se lo coma y si os pasáis parecería un postre…¡cuidado!
  • La salsa de soja aporta ese toque asiático que hemos comentado, su toque picante y agrio aporta una agradable combinación en el plato

Dificultad: básica

Precio aproximado (4 personas): 5€